Un museo pensado para que la gente forme parte de la historia – Verde

Un museo pensado para que la gente forme parte de la historia – Verde

Su fachada es digna de admiración y hace bastante tiempo que está a la vista de todos. Pero, aún nadie vio su corazón ni conoce qué va a exhibir cuando abra sus puertas al público. Es el Museo de la Historia Urbana (MHU), dependiente de la Municipalidad de la Capital, cuyo nuevo edificio ya quedó listo para funcionar. DIARIO DE CUYO pudo recorrer las instalaciones para mostrar su asombrosa arquitectura y contar las propuestas que se pondrán en juego para cumplir con su objetivo primordial: lograr que la gente forme parte de la historia. Aún no se determina la fecha de inauguración, pero sí sus principales características. Será un museo tecnológico, interactivo y dinámico para que todos, desde los niños hasta los abuelos, puedan disfrutar de su visita. La obra se licitó en el 2017 y tuvo un costo de 64,3 millones de pesos. No hace falta ingresar al lugar para comenzar a deslumbrarse. Los jardines colgantes en los muros del ala este son una verdadera obra de arte que sirve de antesala para imaginarse el interior del museo. Ya adentro se puede apreciar la forma irregular de las dos estructuras que conforman el edificio, unidas por puentes y pasarelas en diferentes niveles (ver infografía). También se puede apreciar la amplitud de espacios iluminados naturalmente a través de las paredes vidriadas y que tienen una organización simple

Es que cada una de los dos grandes módulos y hasta el pasillo que los conecta serán explotados para mostrar y hacer vivir la historia, a todas las personas que lo visiten, cuando abra sus puertas. “El objetivo es que este sea un museo donde la gente forme parte de la historia. Y desde hace bastante tiempo que trabajamos para lograr este objetivo. Primero pusimos en marcha el programa El museo te escucha, que consistió en oír relatos verídicos de los vecinos para reconstruir diferentes momentos históricos de la vida cotidiana como tomar mate en la vereda o cómo era el servicio de colectivos hace medio siglo atrás. Mucha gente se prendió en esta propuestas y las otras que se pusieron en marcha”, dijo Sandra Barceló, secretaria de Cultura de la Municipalidad de Capital.

En este mismo contexto, otra de las propuestas que puso en marcha el municipio de Capital en busca de la participación popular fue un programa “Factoría de Museos” que se extenderá hasta diciembre y que incluye la visita a diferentes barrios para lograr una interacción entre la comunidad y la identidad de los sanjuaninos a través de este espacio cultural. Gracias a esto, los vecinos pudieron hablar sobre cómo era el San Juan de antes y de cómo se lo imaginan en el futuro. A esto se sumó el pedido de colaboración a la gente con la donación elementos con valor histórico para que formen parte de la colección del museo y que superó las expectativas oficiales (ver aparte).

También con el objetivo de afianzar el vínculo entre la comunidad y el MHU, el viernes de la semana pasada la Municipalidad de la Capital realizó otra llamativa actividad. Se les entregó a los vecinos de los barrios aledaños del edificio, que está frente al Auditorio Juan Victoria, los “Hijos del muro”. Es decir, gajos de las plantas que forman parte del jardín colgante de esta moderna y sorprendente edificación. “Vamos a continuar generando la participación popular para lograr que la gente se sienta parte del museo, pero no sólo los vecinos, sino también los visitantes. Por eso pensamos en un espacio cultural interactivo”, dijo Barceló.

En este marco, quienes visiten el MHU tendrán diferentes opciones de interacción que los llevará a distintos momentos de la historia. A través de las pantallas digitales que estarán distribuidas en las salas podrán acceder a los relatos que aportaron los vecinos, mientras que marcando un determinado número en el teléfono retro (a disco) que habrá en el lugar podrán escuchar cómo se daba el pronóstico climatológico hace varias décadas atrás, entre otras curiosidades.

Dentro de las instalaciones también habrá un espacio para los chicos con juegos interactivos y uno para los adultos mayores que podrán reunirse para compartir anécdotas de su juventud y los hechos históricos más relevantes que recuerdan.

El dinamismo, es otra de las características que tendrá el MHU. Es por este motivo que cada tres meses se renovarán las muestras de piezas y los relatos populares. “Tenemos muchas expectativas respecto al funcionamiento del museo y estamos trabajando en todos los detalles para poder inaugurarlo. Aún no se ha determinado la fecha de la inauguración, ya que la pandemia ha retrasado un poco las cosas. Pero creemos que en marzo o abril del año que viene ya abrirá sus puertas al público”, sostuvo Barceló.

Inauguración

La primera muestra que realizará el MHU una vez que sea inaugurado será sobre las mujeres sanjuaninas que hace medio siglo desafiaron todo para jugar al básquet. Incluye fotografías y testimonios de exjugadoras.

Edificio

7.000 son los metros cuadrados que ocupa el nuevo edificio del Museo de la Historia Urbana, ubicado en calle 25 de Mayo y Félix Aguilar, dentro del predio del Parque de Mayo.

Accesibilidad

El Museo de la Historia Urbana es un edificio con accesibilidad. Tanto en el exterior como en el interior cuenta con rampas. A estas se suma un ascensor para que todas las personas puedan acceder a los diferentes niveles.

Donación. Adriana Pérez donó un Retrato de Carlos Llarena, dueño de la panadería ’La Francesa’ que luego del terremoto del 44 fabricaba pan que el ejército repartía entre los sobrevivientes.

Cinco donaciones destacadas

Con el objetivo de integrar la comunidad al Museo de la Historia Urbana, el municipio de Capital lanzó a mediados
de este mes una convocatoria llamada ’Piedra Basal’. Se trata de un proyecto que invita a los vecinos a donar
fotografías, audios y videos de la ciudad anteriores al terremoto del ’44; fotografías familiares y de eventos sociales y deportivos de antaño, y demás elementos que ayuden a reconstruir la historia de San Juan.

Movilidad. Una imagen digitalizada de uno de los camiones de reparto que utilizaba la Bodega Graffigna, fue una donación de Érica Navarro Cisella.

Desde la Municipalidad dijeron que esta iniciativa lleva un par de semanas, y también superó las expectativas de los organizadores. ’Ya hemos recibido muchas donaciones y de un gran valor histórico que van desde entrevistas a personalidades destacadas que ya no están hasta obras literarias inéditas. Realmente debemos destacar la participación de la gente en la construcción de este nuevo museo’, dijo Natalia Segurado, directora del MHU. Y dijo que recibieron copias de un poema llamado ’Justicia’, sin publicar; medallas, fotografías de movilidades históricas y hasta entrevistas en casete realizadas distintas personalidades destacadas como Oscar Kummel y Cristina Krause, entre otras.

Insignia. María Eugenia Rojas donó medalla conmemorativa por la inauguración del pabellón central del Hospital Guillermo Rawson, en 1928.

Centro de Investigacion Cultural del Estado Nueva Esparta CICUNE

Eladio Rodulfo González, quien  firma su producción periodística y de todo género con los dos apellidos, nació en el caserío Marabal, hoy en día parroquia homónima del Municipio Mariño del Estado Sucre, Venezuela, el 18 de febrero de 1935. Es licenciado en Periodismo, Poeta, Trabajador Social e Investigador Cultural. El 15 de abril de 1997 creó el Centro de Investigaciones Culturales Neoespartanas (CICUNE). Publica diariamente los Blogs: “Noticias de Nueva Esparta” y “Poemario de Eladio Rodulfo González”. Escribe en los portales poéticos Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI) y Poemas del Alma, de los cuales es miembro.