Un grupo de opositores fueron atacados este domingo, 24 de febrero, en el límite de Brasil con Venezuela, tras intentar enfrentar a militares venezolanos que bloquean la frontera, cerrada por orden del Gobierno de Nicolás Maduro para impedir la entrada de ayuda humanitaria.
El grupo de opositores comenzó a insultar a los militares, quemó una foto del fallecido presidente Hugo Chávez y prendieron fuego a un neumático, sin que la fuerza pública venezolana reaccionara, según pudo constatar Efe.
Pese a la pasividad de los agentes, que tardaron en entrar en acción, los opositores lanzaron una lluvia de piedras sobre ellos para abrirse paso.
A partir de ese momento, los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que rondaban el medio centenar, intervinieron para dispersar a la multitud mediante bombas lacrimógenas.
La gente aglomerada en la zona salió corriendo hacia el interior del lado brasileño, cuando los agentes decidieron dispersarles de este punto de la zona neutral, situado a varias decenas de metros del puesto fronterizo venezolano.
Los funcionarios militares entraron en acción como ya lo hicieron en la tarde del sábado, cuando también lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a los allí presentes. Este domingo les acompañan un vehículo blindado y un pequeño camión.
Fuentes no oficiales dijeron a Efe que durante la pasada madrugada unos 50 vehículos con agentes policiales llegaron al puesto fronterizo venezolano para reforzar la seguridad.
Por el momento no hay presencia de los dos camiones, cargadas con alimentos y medicinas de Brasil y Estados Unidos, que ayer llegaron a este punto con la intención de entrar en el vecino país, aunque fracasaron en su intento.
La frontera de Brasil con Venezuela continúa cerrada por tercer día seguido, después de que el pasado jueves el gobernante Nicolás Maduro, ordenara su clausura, una medida que replicó posteriormente con el lado colombiano.
Ambos camiones, de placas venezolanas, como exige el Gobierno de Brasil para el traslado de la ayuda, están este domingo guardadas en un destacamento militar de la localidad brasileña de Pacaraima, limítrofe con Venezuela.
La ayuda humanitaria fue solicitada por el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, quien se proclamó en enero pasado presidente encargado y fue reconocido por unas 50 naciones, entre ellas Brasil y Estados Unidos
La Cancillería brasileña hizo este domingo un llamado a la comunidad internacional, “sobre todo a los países que aún no reconocieron” a Guaidó, “a sumarse al esfuerzo de liberación de Venezuela”, reconociendo el “Gobierno legítimo” de éste y “exigiendo que cese la violencia de las fuerzas del régimen contra su propia población”.
Con información de EFE