María Antonieta Flores: ”La poesía debe ser testigo y compañía” – El Universal (Venezuela)

María Antonieta Flores: ”La poesía debe ser testigo y compañía” – El Universal (Venezuela)

Después de haber sido reconocida en la VII edición del prestigioso Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador” de Salamanca, España, donde su libro Eclipse fue escogido entre los 15 finalistas ante un total de 1.017 trabajos de 26 países, la venezolana María Antonieta Flores sorprende con un nuevo poemario que consolida su voz.

  

Se trata de Las conductas discretas, publicado por la editorial colombiana Taller Blanco, en una obligada edición en pdf a raíz del confinamiento que no nos impide apreciar la elevada calidad de su diseño ni la sorpresa del fino trabajo dibujístico con el que la propia autora acompaña los 43 poemas que lo conforman.

 
En él, un epílogo de Adalber Salas Hernández apunta: “algo se ha filtrado en esta poética, algo que de algún modo ya estaba por aquí y por allá en su obra anterior, pero que finalmente ha cristalizado en forma de libro. Se trata de la violencia”.

“Los temas la eligen a una”, asiente Flores. “Creo que desde muy temprano vivencié esa violencia sutil que aparece en la convivencia y en lo cotidiano. Luego se acentuó más mi interés ante la violencia que hemos vivido en los últimos años”.

-Este libro –explica- surge de la observación tanto de los otros como de mí misma, y cristaliza de manera más evidente los temas que ocupan mi escritura. Ya desde mi primer libro publicado, El señor de la muralla, la violencia aparece como un tema sustancial. Creo que nadie escapa de ejercer la violencia y de recibirla. Aquí, como lo planteé luego en Canto de cacería, pero en el territorio erótico, tienen lugar la víctima y el victimario. Asumí ambas voces porque son una, y es una violencia discreta, porque es la cotidiana, la que todos ejercemos o sufrimos y, a veces, sin darnos cuenta.

María Antonieta Flores (Caracas, 1960), cuenta con una reconocida trayectoria literaria, respaldada por premios literarios como el Municipal de Literatura “Rafael Ángel Insausti” en Ensayo (1996) y Fundación para la Cultura Urbana (2001), por su libro Índigo. Autora de 14 poemarios, como dramaturga nos dejó ver recientemente su obra Como una mariposa, y su revista digital El Cautivo, alcanzó ya los 12 años. Además, ha sido profesora invitada en universidades de Austria, México, Costa Rica y Estados Unidos.

Aunque trasunta una realidad cada vez más palpable en la Venezuela de hoy, Las conductas discretas es un libro más bien interiorista, que se adentra en las situaciones más cotidianas, erigiéndose en metáfora de esa violencia que muchas veces soportamos calladamente.

-He trabajado mucho para que el poema logre expresar lo cercano, lo que vivimos. Ha sido un trabajo de despojamiento. Antes me cubría con más palabras, quizás por timidez o quizás porque era parte de la búsqueda de una voz propia.

-En estos tiempos difíciles que vivimos, ¿qué función asigna a la poesía?
-La poesía se va manifestando a la par de la realidad, puede mostrarla a través de sugerencias o directamente. Yo creo que la poesía debe ser testigo y compañía. Testigo de su época y compañía para el lector que va descubriendo muchas cosas a través de ella. La poesía no puede ser una simple elaboración narcisista o un mecanismo verbal, es más que eso.

-¿Y cómo ve el panorama de la actual producción poética en Venezuela?
-Muy rico. Los poetas no se han detenido y siguen escribiendo, buscando mecanismos para publicar. Las nuevas generaciones han encontrado un gran estímulo en el Concurso Rafael Cadenas, que surgió en un momento cuando se pensaba que era imposible publicar si se estaba comenzando. Y creo que este concurso dio impulso a estos jóvenes para optar por premios internacionales que han ganado. Los reconocimientos que ha recibido la poesía de Rafael Cadenas han sido algo totalmente benéfico para la poesía nacional, que se ha redescubierto valiosa.

@weykapu

Centro de Investigacion Cultural del Estado Nueva Esparta CICUNE

Eladio Rodulfo González, quien  firma su producción periodística y de todo género con los dos apellidos, nació en el caserío Marabal, hoy en día parroquia homónima del Municipio Mariño del Estado Sucre, Venezuela, el 18 de febrero de 1935. Es licenciado en Periodismo, Poeta, Trabajador Social e Investigador Cultural. El 15 de abril de 1997 creó el Centro de Investigaciones Culturales Neoespartanas (CICUNE). Publica diariamente los Blogs: “Noticias de Nueva Esparta” y “Poemario de Eladio Rodulfo González”. Escribe en los portales poéticos Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI) y Poemas del Alma, de los cuales es miembro.