Blanca Rivera Rio: Una mirada imparable en el arte contemporáneo en Aguascalientes – Líder Empresarial

Blanca Rivera Rio: Una mirada imparable en el arte contemporáneo en Aguascalientes – Líder Empresarial

El arte es inherente en la vida de la aguascalentense Blanca Rivera Rio. Su inquieta mirada infantil fue incentivada por su madre, quien la introdujo a varias disciplinas artísticas como la pintura, el piano y el ballet, siendo sus principales motivaciones que posteriormente la guiaron a profesionalizarse en el arte.

Congruente con su papel como madre y esposa, Blanca abrió brecha al ser la primera egresada de la inaugural generación de la Licenciatura en Artes Visuales, por la Universidad de las Artes (ICA), validando con ello el programa de estudios; de la Maestría en Artes Visuales en la que obtuvo Mención Honorífica, y del Doctorado en Historia del Arte, ambos posgrados de la Antigua Academia de San Carlos (UNAM) en la Ciudad de México.

Esta última experiencia es considerada por Blanca como entrañable y un gran triunfo ya que, además del gran esfuerzo que implica un doctorado -debía avanzar en su tesis, por lo que trabajaba en ello de 3:00 am a 6:00 am- y que había logrado un lugar como suplente en la Antigua Academia -el cual debió concluir-, tenía la responsabilidad de la dirección del DIF Estatal de Aguascalientes. 

Apasionada de la cultura africana, durante sus posgrados abordó estudios de la iconografía del pueblo masai, doctorándose con el tema del simbolismo africano en la plástica contemporánea en la obra del artista ghanés El Anatsui, a quien tuvo la oportunidad de conocer en una de sus exposiciones en Nueva York, siendo acompañada de su “cómplice” -como ella lo llama-, el artista zacatecano Manuel Felguérez, a quien describe como un ser humano aguerrido, sencillo y sabio.

Más allá de la Academia, Blanca reconoce que el acompañamiento de sus maestros ha sido determinante en su formación como ser humano y, por ende, en su visión del mundo que la rodea, ampliando así su mirada inquieta. De ello, se ha derivado una vasta producción plástica, incursionando en la impronta del grabado, técnica que sigue explorando a través de la cerámica a alta temperatura, en la escultura y en la pintura. 

Blanca Rivera ha participado en diversas exposiciones colectivas e individuales, tanto nacionales (Aguascalientes, San Luis Potosí, Querétaro, Jalisco, Chiapas, Oaxaca, Ciudad de México) como internacionales (Los Ángeles, San Antonio, Orlando, Canadá, España, Eslovaquia, Italia), y en donde algunas galerías tienen en su acervo obra que ha donado. Ha recibido varios premios, como el de Selección en el Concurso de Gráfica “Guadalupe Posada” (2002, 2004, 2006, 2008). Además, su obra “Apreté tu cuerpo, apreté la vida” fue plasmada en los billetes de la Lotería Nacional, en el Sorteo Gordito número 166 del año 2012.

Su sentido humanista reafirma sus ideales con respecto al desarrollo de la sociedad aguascalentense, al referir que “la cultura es el reflejo de las circunstancias, y cuando un país pierde su cultura, pierde todo”. Es por ello que la educación y su relación con la enseñanza de las artes, enfatiza, lleva al ser humano a un conocimiento que le da poder para construir mejores sociedades. “La educación no es cuestionable”, remarca.

Vassily Kandinsky, pintor de origen ruso y teórico del arte abstracto, a quien Blanca admira, se cuestionó si el punto es suficiente para constituir una obra de arte. En este sentido, el arte es un marco de posibilidades en el que Blanca ha sabido plasmar un discurso fuerte -tal como ella define su estilo, impregnado también de la impresionante cultura africana- en el que ha encontrado la belleza. Y es por ello que reconoce que es imprescindible “aprender para deconstruir: los artistas llegamos a la madurez, no a la vejez”.

Mujer de su tiempo contemporáneo, Blanca sigue permitiendo que las musas la encuentren trabajando, tal como decía el pintor español Pablo Picasso -a quien reconoce como una de sus grandes influencias-, puesto que, afirma, el arte es un mundo inacabable, lo que le ha permitido una libertad dentro de una pluralidad de manifestaciones que va descubriendo y, con ello, extendiendo su mirada: “Yo no puedo entender mi vida sin estar introducida o a la par del arte, porque para mí el arte es una necesidad”.

Centro de Investigacion Cultural del Estado Nueva Esparta CICUNE

Eladio Rodulfo González, quien  firma su producción periodística y de todo género con los dos apellidos, nació en el caserío Marabal, hoy en día parroquia homónima del Municipio Mariño del Estado Sucre, Venezuela, el 18 de febrero de 1935. Es licenciado en Periodismo, Poeta, Trabajador Social e Investigador Cultural. El 15 de abril de 1997 creó el Centro de Investigaciones Culturales Neoespartanas (CICUNE). Publica diariamente los Blogs: “Noticias de Nueva Esparta” y “Poemario de Eladio Rodulfo González”. Escribe en los portales poéticos Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) Sociedad Venezolana de Arte Internacional (SVAI) y Poemas del Alma, de los cuales es miembro.