El encuentro en Roma podría servir para que ambas partes dialoguen sobre las condiciones del país petrolero en una hipotética era post Maduro
El representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams
El representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams (Foto AFP)
MIAMI, Estados Unidos. – La cumbre Estados Unidos-Rusia para abordar la situación  de Venezuela arriba a su segundo día sin que se esperen grandes avances, indicaron medios de prensa y fuentes cercanas a las conversaciones que tiene por sede a Roma.
En primera instancia, y según indica el diario El Nuevo Herald, que EEUU y Rusia se sienten a debatir sobre el tema Venezuela no es un buen augurio para Nicolás Maduro, quien, en estos momentos, se sabe dependiente del poder y las influencias de Moscú.
“Si yo fuese Maduro, yo estaría muy preocupado porque es una indicación de que Rusia llegó a un punto donde está dispuesta a explorar todas sus opciones (…) estuviese muy preocupado que estos dos países estuviesen reunidos en alguna parte discutiendo su futuro”, dijo a ese medio José Cárdenas, quien ocupó altos cargos en el Departamento de Estado, el Consejo Nacional de Seguridad y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).
Según especialistas, no deben faltar entre los temas de discusión las sanciones estadounidenses al régimen de Caracas o los intereses rusos al otro lado del charco.
“El telón de fondo de esta reunión es que en este momento es muy difícil ver como Maduro va a sobrevivir, ante toda la presión que está ejerciendo Estados Unidos contra su régimen. Y ante ese escenario Rusia le quiere comunicar a Estados Unidos que tiene influencia, tienen palanca en esta situación y que en consecuencia no puede ser ignorada en todo este proceso”, explicó Cárdenas al diario miamense.
De igual forma, el encuentro en Roma, encabezado por el enviado de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, y el vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov, podría servir para que ambas partes dialoguen sobre las condiciones del país petrolero en una hipotética era post Maduro.
Sin embargo, en declaraciones difundidas por medios rusos, el vicecanciller Ryabkov enfatizó que su delegación “hará todo lo posible para proteger la cooperación con Caracas”, y advirtió a Washington sobre el “uso de presiones ilegales sobre el legítimo gobierno de Caracas”.
En la actualidad, Rusia es el principal apoyo financiero de Nicolás Maduro, cuyo gobierno ya ha sido desconocido por más de medio centenar de país del mundo, entre ellos varias de las principales democracias de Europa y América Latina.

Powered by WPeMatico